TODO



Dime todas las veces que tu quieras
que las cosas son así o asá
y que debo hacer ésto o aquéllo.
Yo probaré,
si me agrada lo seguiré y si no, no.
Pero no se te ocurra decirme que no,
que de esa manera nunca,
o que de ésta es imposible,
porque no tienes derecho
a arrojar sobre mi
tus propias estupideces.
Todo es posible: todo!