MI



El mundo es demasiado grande ya para mi.
El tiempo es un extraño que un día vivió conmigo.
Trato de encontrar un propósito y no lo consigo.
Todo se muestra ante mi desnudo
en su sencillez vacía y estúpida.
No encuentro diferencia entre todo lo que percibo.
Y me siento tonto entre tanta maravilla
que no podré nunca aprehender ni hacer mía.
Solo un puñado de cosas me sujetan a ésta vida
como una marioneta colgada de hilos de luz,
transparentes, fugaces, ficticios.
Me cuesta mucho separarme del entorno
para sentirme vivo;
procuro hacerlo, pero no lo consigo,
todo se me va de las manos
que permanecen siempre vacías.
Voy y vengo sin moverme.
No me entiendo.
Luché por encontrarme,
creí que lo había conseguido,
pero me he perdido.
Vivo fuera de mi y sin embargo todo está incluído.