OLVIDAR



Es como si mi vida hubiera sido
solo un sueño que soñé anoche
y que a primera hora de la mañana
comencé a olvidar.
Sentado aquí a solas, en la penumbra
que deja al retirarse la última luz del día,
creo que ya no me queda nada por hacer
y me siento algo cansado.
Tal vez si me acuesto a dormir,
me soñaré de nuevo
y podré por unas horas
volver a ser quien fui.