CONSECUENTES




Si no somos consecuentes con nosotros mismos,
si buscamos lograr algo fingiendo, engañando,
mintiendo, manipulando o intrigando;
si nos disfrazamos para entrar a la fiesta,
o nos ocultamos para que no vean lo que estamos haciendo,
no hemos comprendido que la única manera de vivir feliz
es ser lo que somos, sea lo que sea que seamos,
eso no importa; serlo en la hermosa desnudez
de quien abre los ojos por primera vez y mira inocente
un mundo que no está en su mano poner, ni quitar.