YO



Es al menos arriesgado creer
que el mundo que percibo
es objetivo y está allí
entre todos nosotros.
Y es que tal vez
sea todo subjetivo
y yo el único perceptor
que da vida a mi mundo
y no haya nada
ni nadie más que yo.