FALTA



No nos funciona la vida porque somos educados
en la idea de que estamos en falta y tenemos que lograr
frente a nuestros semejantes montones de cosas
que necesitamos y sin las cuales no seremos felices.
Adoctrinados para ganar o perder,
nos convertimos en depredadores implacables
en el inútil intento de lograr algo en mitad del vacío.